"

viernes, 5 de agosto de 2016

Sabores galos

¡Feliz agosto, lectores!
¿Cómo está yendo vuestro verano? Espero que disfrutéis, ya sea viajando o en casa, con buenas y refrescantes lecturas.
Yo he tenido la gran suerte de participar en un intercambio Erasmus+ que me ha llevado fuera de España durante la semana pasada. En concreto, visité dos preciosas ciudades francesas, Brudeos y Angoulême, muy distintas entre sí, pero igual de recomendables.
Si os interesa conocer mi experiencia, podéis leer el artículo que escribí para mi asociación de envío en este enlace:
http://yeseuropa.org/ana-intercambio-erasmus-francia-democracia-digital/

En las siguientes entradas voy a intentar finiquitar los que son para mí los retos más complicados de El Libro del Escritor:
http://blog.ellibrodelescritor.com/52-retos-de-escritura/
Esta semana aprovecho las vivencias en Francia para resolver el número 11: "describe algo que has comido esta semana: los colores, texturas, sabores…". La visita a otro país siempre significa probar cosas nuevas, y eso también implica a la comida.

La cena está servida... ¡Que aproveche! ;)











Tres quiches para el camino

Ya había probado la quiche antes, pero nunca la había comido en Francia.
Nos sirvieron tres tipos diferentes: una de pollo, otra vegetal, y una última de tomate y mozzarella.
Solo su aspecto ya era delicioso. Circulares, tostaditas; la variedad de tonalidades en sus ingredientes aumentaba las expectativas. También su aroma a recién horneado nos alimentaba antes de haberlas catado.
He de decir que de las tres solo me gustó una.
La quiche de pollo resultó demasiado seca al paladar; tuve que beber casi dos vasos de agua para poder tragar la porción servida.
En cuanto a la vegetal, no estaba del todo mal de sabor; pero su textura resultaba demasiado húmeda.
La última quiche fue el gran descubrimiento de la cena. La conjunción del tomate y la mozzarella siempre ha sido una garantía para mí; mi ensalada favorita se compone de esos dos ingredientes. Sumados a la masa de la quiche generaron una fiesta para mi paladar.
Fue una pena estar tan llena, habría repetido sin dudarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario